Dolor de Cintura (Espalda Baja)

DOLOR DE CINTURA (ESPALDA BAJA)

El dolor de espalda baja, y el desgaste de las Articulaciones (Osteoartritis) son las dos causas más comunes de incapacidad y ausentismo laboral.Es la 5ta. causa más común de consulta. Aproximadamente el 50% de los adultos la padecen con alguna frecuencia. Y su costo anual en EUA es de unos 30 Billones de Dlls.

Para entender sus causas es importante saber que la columna se compone de pequeños huesos llamados Vértebras, las cuales se encuentran una sobre otra, entre ellas están los Discos intervertebrales los cuales sirven como amortiguadores e impiden que las vértebras choquen entre sí. Los Músculos y Ligamentos mantienen estas estructuras unidas y en buena posición. La principal función de la columna es proteger los Nervios que van de la cabeza a las extremidades a través de un conducto, llamado Canal raquídeo. Los nervios son una especie de “Cables eléctricos” que llevan mensajes del cerebro al resto del cuerpo.

El dolor de espalda es diferente en cada persona. El dolor puede tener diferentes orígenes y puede presentarse en forma súbita o progresiva, igualmente la intensidad del dolor puede variar importantemente, así como su tiempo de duración y la severidad con la que interfiere en nuestras actividades.

Las Causas de dolor pueden ser múltiples. Las más comunes están relacionadas con exceso de actividad o la edad de la persona afectada.

El dolor se puede originar en:

Los músculos y ligamentos cuando estos se irritan por exceso de actividad o carga. Al levantar un objeto pesado o al participar en actividades deportivas no acostumbradas.

Los discos intervertebrales, cuando estos se desgastan o cuando presentan una hernia (protrusión del disco que comprime los nervios cercanos). Característicamente cuando esto sucede el dolor puede presentarse en la cara posterior del muslo y la pierna, a este dolor se le denomina “Ciática”.

Las articulaciones que unen a las vértebras, cuando estas se desgastan por el uso normal, por la edad, o por exceso de carga (como en la Obesidad), se produce fricción anormal entre las vértebras, lo cual produce dolor. Con el paso de los años, esta fricción entre las vértebras produce una especie de cicatriz o callo entre los huesos que comprime a los nervios cercanos (Canal Estrecho) lo cual se manifiesta con dolor, piernas cansadas, falta de fuerza o adormecimiento. En otros casos el desgaste articular puede permitir que una vérebra se deslize sobre otra (Espondilolitesis) lo cual produce también compresión de los nervios cercanos. Otras causas menos comunes pero mas serias, pueden ser Infecciones o Tumores de la columna.

Los síntomas pueden variar, pero el principal es DOLOR, en la parte baja de la espalda, generalmente a la altura del cinto por la cara posterior. Cuando el dolor se corre hacia (o inicia en) la cara posterior del glúteo (nalga) o muslo, y puede llegar hasta la pierna o incluso el pie, se le conoce con el nombre de Ciática y generalmente implica una compresión a los nervios de la parte baja de la columna, casi siempre por una Hernia de Disco. El Dolor clásico es como de un calambre, ardor, sensación de que te clavaron algo, y generalmente aumenta al agacharse, levantar algún objeto pesado, o realizar cualquier actividad física.

En la mayoría de los casos el dolor es intermitente, tiene días o períodos en el cual es más intenso y luego disminuye, y responde al uso de medicamentos para el dolor o anti-inflamatorios comunes. Si el dolor persiste, es muy intenso, se acompaña de debilidad o falta de sensibilidad en las piernas, fiebre o pérdida de peso: Acuda de inmediato con su Médico Ortopedista.

La evaluación del Médico Ortopedista, se basa en una serie de preguntas, tales como: Cuando inicio el dolor, si hubo algún esfuerzo físico, si se había presentado algún evento similar, etc.  Además la Evaluación Clínica incluye una revisión de la espalda, checar la movilidad de la columna, valorar la fuerza y sensibilidad de la piernas, así como los reflejos.

Aunque las Radiografías no muestran los músculos, tendones, nervios o discos en la columna, son importantes para ver la estructura y alineación de los huesos. No se requiere de radiografías ni otros estudios en la mayoría de los casos. Solo en aquellos en los que se sospecha alguna enfermedad seria como Infección, Tumor, Fractura de Columna, o en los casos de dolor persistente, intenso o que se acompaña de disminución de la fuerza, sensibilidad o reflejos en las piernas.

La Resonancia Magnética es la mejor opción para visualizar todos los tejidos que no son hueso (tendones, músculos, nervios, discos, etc.). Es el mejor estudio para ver Hernias de disco o compresión de los nervios.

El TAC o Tomografía Axial Computarizada es el mejor estudio para ver detalles de los huesos, incluso nos permite verlos en tercera dimensión.

En casos seleccionados, cuando se sospecha un tumor o infección, o cuando la fuente del dolor no está clara un Gamagrama Oseo puede ser de utilidad.

PREVENCION:

Aunque no siempre se puede prevenir el Dolor de Espalda, ya que no se puede evitar el desgaste que sucede por el uso y el paso de los años, si existen algunas medidas que ayudan a disminuir el riesgo de presentar este problema. Un estilo de vida saludable es un buen principio

- Ejercicio. Se puede combinar ejercicio aeróbico, como caminar o nadar, con ejercicios específicos para mantener la fuerza y flexibilidad de los músculos de la espalda y el abdomen.

- Buena técnica para levantar objetos. Se deben levantar los objetos pesados, con las piernas, no con la espalda. No se flexione para levantarlos. Mantenga su espalda recta y flexione las rodillas.

- Obesidad. Se debe mantener un peso razonable. El exceso de peso pone más carga sobre su espalda.

- No Fumar. Tanto el humo como la nicotina hace que su columna envejezca más rápidamente. Ya que le quitan oxígeno a los tejidos.

- Buena Postura. Es importante para evitar problemas futuros. Un terapista le puede enseñar como levantarse, sentarse y levantar objetos pesados.

EL TRATAMIENTO se puede dividir en 3 Categorías:

Tratamiento Médico (No Quirúrgico):

- Aspirina o Acetaminofen (Tempra, Tylenol) ayudan a disminuir el dolor.

- Anti-inflamatorios como el Ibuprofeno (Motrin, Advil) o el Naproxeno (Naxen, Flanax, Aleve) disminuyen el dolor y la inflamación.

- Narcóticos (Medicamentos potentes para el dolor) como la Morfina o Codeína

- En algunos casos seleccionados se puede utilizar Esteroides (Cortisona), ya sea tomada o inyectada directamente en el sitio del dolor.

Debido a que el dolor puede ser incapacitante, la combinación de medicamentos con otros métodos de manejo es más efectiva para el control del dolor, por Ej:

Fisioterapia (Rehabilitación): Incluye Calor, Frío, Ultrasonido, Estimulación eléctrica, Masaje, etc. Otros métodos como Ejercicios de Estiramiento, Pesas y Ejercicio aeróbico son también efectivos. Los ejercicios para reestablecer la movilidad y fuerza de los músculos de la espalda y abdomen son de gran ayuda.

Fajas o Corsetts: Se usan con frecuencia, ya que alivian el dolor agudo al dar soporte. Sin embargo no deben usarse por períodos prolongados ya que producen atrofia (debilidad) muscular.

Algunas personas se benefician de algún tipo de manipulación o tracción.

El Yoga o Pilates pueden ser de utilidad para aumentar la movilidad y flexibilidad de la columna y disminuir el dolor

Manejo Quirúrgico:

La Cirugía solo debe considerarse cuando los métodos ya mencionados no han funcionado. Se recomienda tratamiento no quirúrgico por 6-12 meses antes de considerar la cirugía. Además la cirugía solo se debe considerar en los casos en los que el doctor puede localizar con precisión el origen del dolor.

Dentro de las opciones quirúrgicas se encuentran:

Resección (quitar por medio de cirugía) del tejido que comprime a los nervios, ya sean fragmentos de disco o de hueso.

Fusión de columna: Esto implica el fundir o unir dos o más vértebras (huesos), con la idea de que al evitar el movimiento entra dos vértebras enfermas, el dolor disminuya o desaparezca. Se debe acompañar de la resección del tejido que comprime a los nervios.  Habitualmente implica la colocación de implantes metálicos, como tornillos, ganchos o barras, e injerto de hueso para mantener en buena posición los huesos hasta que cicatrice uno con el otro.

Reemplazo (Prótesis) de Disco: Esta operación implica retirar el o los discos dañados y reemplazarlos por un disco artificial (parecido a lo que se hace en la rodilla o cadera cuando se desgastan).

Los Bloqueos o Inyección de Medicamentos directamente en el sitio del dolor, son otra opción que generalmente da alivio temporal a las personas con dolor de cintura. Se realizan generalmente en un Hospital y utilizando aparatos de rayos X para localizar el sitio preciso donde se quiere aplicar el medicamento anti-inflamatorio.

En los últimos años se han diseñado una serie de Técnicas de mínima invasión o microcirugía, las cuales tienen la ventaja de ser realizadas a través de pequeñas incisiones, lo cual a su vez permite una más rápida recuperación del paciente.  Algunas de ellas sin embargo aún se encuentran en fases tempranas de desarrollo y sus beneficios, así como sus posibles riesgos y complicaciones deben ser valorados en forma individual entre el paciente y su Médico.

Otros métodos, como la aplicación de substancias, tales como Ozono, Concentrados Plaquetarios o de Células madre, no tienen aún un sustento científico y se deben considerar como experimentales hasta el momento.

Adaptado de la Academia Americana de Ortopedia

www.draurelio.com.mx

 

Written by