Boletín 286. El Cigarro Electronico y su Salud

Como una epidemia, se está haciendo cada vez más común el uso de estos dispositivos, sobretodo entre los jóvenes. Los llamados Vaporizadores o e-cigarretes, son dispositivos electrónicos que dispensan nicotina y otras substancias nocivas para la salud a través de aerosoles que son inhalados en forma de vapor, por lo que también se le conoce como “Vapeo” al uso de estos dispositivos. Algunos de ellos semejan cigarros, puros o pipas, o incluso plumas o dispositivos como los USB (Memorias electrónicas). Existen cerca de 500 marcas de estos dispositivos a la venta. La mayoría están formados por 4 componentes: 1) Un cartucho o receptor con una solución líquida que contiene nicotina, saborizantes y otros químicos. 2) Un Atomizador que produce calor. 3) Una fuente de poder, generalmente una batería y 4) Una pieza para la boca, a través de la cual la persona inhala los vapores. En la mayoría de ellos al aspirar se activa el proceso de calentamiento, lo cual vaporiza el líquido en el cartucho y la persona aspira el vapor o aerosol resultante.
Los cigarros electrónicos son la forma más común de uso de Tabaco por los jóvenes de los Estados Unidos. Su fácil disponibilidad, publicidad seductora, diversos sabores y presentaciones, así como la idea de que su uso es “menos malo” que fumar lo han vuelto muy popular entre los jóvenes. En Estados Unidos la FDA ha prohibido desde el 2016 el uso y venta de estos dispositivos, y nicotina líquida etc. a menores de edad, tanto en tiendas como por Internet. Este tipo de inhalación es muy adictivo, y lleva a muchos jóvenes a ser dependientes de la nicotina, lo que los induce a fumar cigarros, puros, pipa, e incluso ser la “puerta de entrada” al uso de otras drogas o substancias prohibidas que producen serios daños a la salud, esto ha sido demostrado por varios estudios científicos.
Al inhalarse la nicotina a través de los pulmones, llega a la corriente sanguínea, esto produce la liberación de substancias como la epinefrina (adrenalina) la cual estimula el Sistema Nervioso Central, aumenta la Presión Arterial, la Respiración y la Frecuencia Cardíaca. Además, así como muchas otras substancias adictivas la Nicotina activa los circuitos de recompensa del cerebro lo cual refuerza su uso. El placer producido por la acción de la nicotina hace que la usen una y otra vez a pesar de los daños que produce a su salud.
Estudios en Europa demuestran que las personas que usan (o han usado) cigarrillos electrónicos fuman más cigarros que los que no lo hicieron, y tienen menos probabilidades de dejar de fumar.
Por otro lado, algunos estudios muestran que las personas que dejan de fumar por completo y solo usan los cigarrillos electrónicos pudieran tener menos daños físicos (Pulmones, corazón, etc.); sin embargo en cualquier presentación la nicotina es altamente adictiva. Además los vaporizadores exponen a los pulmones a una serie de químicos, algunos de ellos tóxicos y/o productores de cáncer, así como a partículas metálicas, como níquel y cromo que provienen de los sistemas de vaporización. También contienen cadmio, otro metal tóxico que produce daño respiratorio. Se requiere de más estudios para conocer con mayor precisión el verdadero daño que producen.
El desarrollo cerebral durante los primeros años de vida y hasta la juventud es crítico, y es muy sensible a los efectos de la nicotina sobre los centros de placer y recompensa, por lo que estos quedan grabados por muchos años, haciendo adictos a los jóvenes a esta y otras drogas como las meta-anfetaminas, cocaína, etc., que estimulan receptores similares. La Nicotina también afecta otros canales cerebrales que controlan la atención y el aprendizaje. Otros problemas incluyen cambios del estado de ánimo y falta de control de los impulsos agresivos que puede lesionar a la persona misma o a otros cercanos.
Además una de las “Ventajas” que supuestamente tienen los cigarros electrónicos es que ayudan a dejar de fumar. Sin embargo no existe evidencia científica concluyente que demuestre esto. Además los Cigarros electrónicos no están aprobados por la FDA (Food and Drug Administration) de los Estados Unidos con este fin. La FDA si ha aprobado otros 7 métodos para ayudar a los fumadores a dejar de fumar.
En Resumen: Hasta el momento los cigarrillos electrónicos no han sido exhaustivamente evaluados en estudios científicos. No sabemos con precisión que tan dañinos son, y no sabemos como se compara este contra el daño que producen los cigarros convencionales, o incluso si en realidad ayudan a algunas personas a dejar de fumar o no.
LO QUE SI ESTA CLARO ES QUE PRODUCEN GRAVES DAÑOS A LA SALUD FISICA Y EMOCIONAL. Y QUE ESTOS SON MAS SEVEROS ENTRE MAS JOVEN ES LA PERSONA QUE LOS USA.
Fuente Instituto Nacional de Salud de EUA

Written by