Boletín 319. EPOC. Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica

Es una enfermedad inflamatoria crónica de los pulmones que obstruye el flujo de aire a los pulmones. Los síntomas incluyen dificultad para respirar sobre todo al realizar ejercicio o un esfuerzo físico, tos, producción de moco y sibilancias. Otros síntomas son infecciones respiratorias frecuentes, cansancio o falta de energía, sensación de opresión en el tórax, y color azulado en los labios y uñas. Es producida por la exposición prolongada a gases irritantes o partículas suspendidas; el más común de ellos es el HUMO DEL TABACO. La contaminación ambiental, el humo producido por el uso de leña para calentar la casa o cocinar en los países en desarrollo es otro factor. Algunos ambientes laborales donde existe mucho polvo o humo con partículas tóxicas son otra posibilidad. Aproximadamente 1% de los casos de EPOC son producidos por la deficiencia de la enzima Alfa-1-antitripsina, una enzima producida en el hígado. Debido a que el proceso se desarrolla lentamente, los mayores de 40 años son los que comunmente presentan este problema.
El ENFISEMA y la BRONQUITIS CRONICA son los dos mayores causantes de la EPOC. La Bronquitis Crónica es una inflamación del revestimiento interno de los bronquios (tubos que conducen el aire a los pulmones), la cual se caracteriza por tos crónica y producción de moco. El Enfisema implica que los alveolos (pequeños sacos donde se realiza el intercambio de gases para oxigenar la sangre) se destruyen al estar expuestos en forma crónica al humo del cigarro y otros gases o partículas dañinas suspendidas en el aire.
Aunque solo entre el 20-30% de los fumadores desarrollan EPOC, todos ellos dañan la función pulmonar e incrementan significativamente su riesgo de desarrollar diversos tipos de cáncer.
COMPLICACIONES:
Son más comunes las infecciones Respiratorias como Gripe, Influenza, Neumonías, las cuales dificultan aún más la respiración, dañan el tejido pulmonar y pueden llevar a la muerte.
Problemas del Corazón como Infartos e Insuficiencia Cardiaca
Cáncer Pulmonar
Elevación de la presión en las Arterias pulmonares (Hipertensión pulmonar)
Depresión y Limitación severa en la capacidad de realizar actividades físicas, incluso relativamente sencillas como caminar. Con lo cual la calidad de vida es mucho menor.
PREVENCION:
Debido a que la mayoría de los casos se relacionan al uso del cigarro y otros productos del Tabaco, el dejar de fumar previene y evita el daño progresivo a la función pulmonar. En otros casos el evitar la exposición laboral a polvos, humos etc. es igualmente efectivo.
DIAGNOSTICO: Se basa en la Historia Clínica: Exposición crónica al humo de cigarro, polvos y otros irritantes en el ambiente, Dificultad para respirar, Tos, Moco. Y se confirma con pruebas que miden la función pulmonar. La prueba más común es la Espirometría, esta mide la cantidad de aire en los pulmones y que tan rápido lo podemos expulsar al soplar en una manguera conectada a una máquina. Otra pruebas como las Radiografías y TAC de Tórax, la medición de Gases en la Sangre, etc. ayudan a cuantificar el daño a la función pulmonar y descartar otras posibles enfermedades.
TRATAMIENTO:
DEJAR EL CIGARRO es el principal factor. Es importante dejar de Fumar y alejarse de otras personas que fuman. Evitar ambientes laborales contaminados con polvos, humo, etc. Medicamentos para Abrir los Bronquios, llamados Broncodilatadores, Inhalación de Esteroides (Cortisona), Esteroides tomados por períodos cortos en los días en que los síntomas son más severos. Antibióticos para tratar las infecciones pulmonares, Oxígeno y Programas de Rehabilitación pulmonar. Muchas personas se vuelven “dependientes de oxígeno” esto significa que tienen que respirar en una mascarilla que les dá oxígeno contenido en un tanque para evitar “Ahogarse” o simplemente para poder seguir viviendo.
Un nuevo grupo de medicamentos llamados Inhibidores de la 4 Fosfodiesterasa disminuyen la inflamación y relajan o abren las vías aéreas, son usados en los casos severos. El realizar ejercicio en forma moderada, buena alimentación, etc. se utilizan para mejorar la salud en general de estos pacientes.
En algunos casos se requiere de Cirugía para mejorar la función pulmonar, estas pueden incluir el remover áreas muy dañadas del pulmón o incluso un Trasplante de Pulmón en los casos más avanzados o severos.

Written by