Boletín 334. Igualdad para las Mujeres

El día de ayer, 8 de Marzo se celebró el Día Internacional de la Mujer. Sin embargo en México existe poco que celebrar, ya que la Violencia y Discriminación contra las mujeres sigue en aumento a pesar de múltiples leyes y “esfuerzos” de las Autoridades. Como ejemplo: la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida sin Violencia, promulgada hace 13 años, sigue siendo letra muerta, en la práctica las Autoridades parecen minimizar o incluso esconder la problemática. Y en la mayoría de los casos no se les dá un trato justo a las víctimas que denuncian estos abusos. Debido a esto, el día de hoy se ha convocado en México a un día sin mujeres.
Es importante reconocer que Hombres y Mujeres no somos iguales, sino más bien complementarios; sin embargo como personas debemos tener y darnos el mismo valor y respeto. Aprovechar nuestras diferencias y sumar esfuerzos para el bien común, debe de ser el objetivo. No se deben radicalizar nuestras diferencias, sino usarlas para el beneficio de nuestra sociedad y nuestro país.
Según datos del INEGI de los 46.5 Millones de mujeres mexicanas mayores de 15 años, un 66% (dos de cada tres mujeres, alrededor de 30 Millones) han sido víctimas de algún abuso ya sea físico, sexual, emocional, o laboral.
Con más de 15,000 mujeres desaparecidas, 7.5 feminicidios y 37 violaciones diariamente, México dista mucho de ser un lugar justo para las mujeres. Desafortunadamente las principales víctimas de este tipo de violencia son las más desprotegidas, como las: Mujeres indígenas, migrantes, niñas y jóvenes, las de estrato socioeconómico más bajo, etc. Incluso muchos de los abusos son realizados por las mismas fuerzas del órden.
Es increíble que un 44% (casi la mitad) de los abusos son cometidos por los padres, esposos o parejas de dichas mujeres, en la llamada Violencia Familiar o Doméstica. Solo en el último año, alrededor de 20 Millones de mujeres en México han sido victimas de algún tipo de abuso; y de estas alrededor de 10 Millones han sido víctimas de hostigamiento, intimidación, acoso o incluso abuso sexual en este último año. Y estas son las cifras oficiales, registradas en el INEGI, en realidad el problema puede ser aún mayor.
Otra forma de discriminación es la laboral. En donde a las mujeres no se les contrata o se les da un trato diferente, por el solo hecho de ser mujeres, estar embarazadas, etc. O no se les remunera igual que a los hombres que realizan exactamente el mismo trabajo. En otros casos, no se les permite estudiar o prepararse para la vida laboral igual que a sus hermanos. En fin existen tantas y tan variadas formas de discriminación que es imposible enumerarlas todas.
Lo más importante, es reconocer el problema y juntos, todos como sociedad darle o encontrarle solución. Aunque los hombres y mujeres no somos idénticos, y en muchos casos nos complementamos. Es importante que TODOS TENGAMOS UN TRATO DIGNO POR NUESTRA CONDICION DE PERSONAS, sin importar si somos hombres o mujeres y que podamos obtener las mismas oportunidades de desarrollo personal y profesional, y que nos respete por igual.
Afortunadamente algunas cosas ya están cambiando, aunque lentamente. Cada día se hacen mayores esfuerzos para prevenir este problema y diversas organizaciones dan apoyo y ayuda a las víctimas de este tipo de discriminación y violencia de género. Y cada vez más mujeres se desarrollan en la forma que ellas desean, algunas profesionalmente, otras en el ámbito cultural, político, social y también otras dedicadas a su familia o su hogar. Lo importante es: Asegurar que tanto mujeres como hombres tengamos las mismas oportunidades de desarrollo y que el género no sea una excusa para que se nos trate diferente a unos y otras.

Written by