Boletín 380. Un Año sin Escuelas

Hace unos días se cumplió un Año sin que los estudiantes de todos los niveles desde Pre-Primaria hasta los de Carreras Profesionales dejaron de asistir a las Aulas por la Pandemia del COVID. A niel Nacional el Tecnológico de Monterrey que suspendió en el país las clases presenciales el día 12 de Marzo del 2020, lo siguieron rápidamente otras instituciones privadas y públicas.
A un año de distancia, los resultados DESDE EL PUNTO DE VISTA EDUCATIVO han sido desastrozos. Esto debido a múltiples factores, entre los que se encuentran: 1) En la mayoría de las Escuelas no se diseñó un Plan o una Estrtegia para el cambio de las clases presenciales a virtuales. 2) Se apostó a un Sistema Virtual, sin tomar en consideración que en muchos casos, los niños no tenían acceso a una Computadora o Tablet personal, o incluso en muchos hogares, sobretodo de personas con bajo nivel económico, no contaban con acceso a Internet. 3) Los niños, sobretodo los más pequeños tienen muchas dificultades para mantenerse atentos durante horas a actividades que no son necesariamente de su interes. 4) En muchos casos los padres de estos niños trabajan y no pueden apoyarlos o vigilar que atiendan los horarios establecidos por sus escuelas. 5) En muchos casos, teniendo al Papá y/o Mamá trabajando en casa, en “Home Office” y a todos los hermanos en la casa, no hay lugares apropiados dentro de la casa para todos los niños. 6) Debido a la educación a distancia, los maestros no pueden apoyar directamente a los alumnos con dudas o preguntas que surgen durante las actividades académicas.
DESDE EL PUNTO DE VISTA PSICOLOGICO, también se ha producido una serie de “Problemas o Inconvenientes”. 1) Al estar toda la Familia, prácticamente todo el día encerrados en casa por todo un año, los niveles de Violencia Familiar y Stress han aumentado significativamente. 2) Los niños requieren y extrañan la convivencia con otros niños, tanto en la Escuela, como en los deportes y en las Fiestas Infantiles. 3) Existe un alto nivel de Ansiedad, Stress e incluso Depresión en niños. 4) Los Padres, casi siempre la Mamá, han tenido que hacerla de Maestra de sus hijos, verificar que se “conecten” a las clases, que pongan atención, que hagan la tarea, resolverles sus dudas, etc., todo esto sin tener un entrenamiento formal; esto también ha llevado a eleva el nivel se Stress, Ansiedad e incluso violencia de los Padres, que no saben como lidiar con todas estas nuevas obligaciones.
Otro factor que ha influido negativamente en la educación de niños y jóvenes es el económico. Debido a la Pandemia, el cierre de comercios, etc. Muchos Padres de Familia han visto disminuidos sus ingresos o incluso han perdido el trabajo en este último año. Lo cual se ha traducido en la migración de miles de niños del Sistema Educativo Privado al Público e incluso en la deserción escolar, que aún es difícil de cuantificar.
Debido a lo anterior, y aunque la Pandemia aún no se ha controlado, múltiples asociaciones de Padres de Familia están solicitando el regreso a clases a la brevedad posible. Sin embargo la respuesta del Gobierno Estatal ha sido negativa, ya que consideran aun no se dan las condiciones de seguridad sanitaria apropiadas. Esperemos que con los esquemas de vacunación que ahora si están llegando a nuestra comunidad, se pueda pronto regresar a las Aulas. Sin embargo y como se ha hecho público, aunque los niños y padres están listos y ansiosos de regresar a las Aulas, muchas Escuelas se encuentran en total abandono, y no están listas para el regreso a clases, esto es mucho más patente en las escuelas del sector público.
Preparémonos para el regreso a Clases.

Written by