Boletín 40: Personas de Baja Estatura y la Hormona de Crecimiento

La estatura de una persona está dada principalmente por la información genética que sus padres le transmiten. Esto es, si los padres son de baja estatura, los niños tienden a serlo también. En algunos casos niños con deficiencias severas de alimentación, deficiencia de hormona de crecimiento, enfermedades poco comunes de los huesos (como displasias esqueléticas o enanismo), niños que nacieron pesando menos de un kilo (prematurez severa), o con enfermedades crónicas en la infancia, como Insuficiencia renal, pueden también tener una baja estatura. Se requiere de una evaluación médica y en ocasiones exámenes de laboratorio para poder detectar estos casos.

En general se puede predecir la altura final de un niño, sumando la estatura de sus padres, dividiéndola entre dos y agregando 6 cms. para los niños y restando 6 cms para las niñas. Otro Método, de predicción es el descrito por el Dr. Paley en el cual ha demostrado que la altura de un niño a los 2 años y dos meses o de una niña al año 7 meses es aproximadamente la mitad de su estatura final. Existe una app gratuita (la pueden buscar en la App store como: Paley Growth) con múltiples tablas para predecir a diferentes edades la Estatura final, altura al estar sentado, Largo de los huesos de piernas y brazos, estatura para personas con Acondroplasia (Tipo más común de enanismo), etc.

Debido a que la estatura es considerado un factor de Status social e influye en la autoestima de las personas, algunos padres se preocupan si sus hijos tienen menor estatura que sus compañeros de la escuela o deportes.

De acuerdo con la Academia Americana de Pediatría (AAP), el uso de la Hormona de Crecimiento se debe limitar a aquellos casos en los que:

1) Existe una deficiencia de la misma (falla de la Hipófisis para producirla en cantidades adecuadas).

2) Niños que tienen Insuficiencia Renal y se encuentran en Diálisis o esperando un Transplante de Riñón.

3) Niñas con Síndrome de Turner (Rara alteración cromosómica) que hace al cuerpo resistente a la Hormona de Crecimiento.

Si se diagnostica cualquiera de estas 3 situaciones, se debe iniciar el uso de la Hormona de Crecimiento lo antes posible, para así poder obtener los mayores beneficios.

Recientemente se ha utilizado en niños que nacieron con baja estatura y no han alcanzado su tamaño normal, niños con un Síndrome llamado Prader-Willie e incluso en “niños normales” con baja estatura, en los que no existe una causa específica. Debido a que la Hormona de crecimiento sintética ha estado en el mercado solo desde 1985 aún desconocemos sus efectos a largo plazo. En el corto plazo sus efectos colaterales son poco comunes (alergias, dolor de articulaciones, dolor de cabeza, y elevación del nivel de azúcar en sangre). Esta hormona además se debe de inyectar diariamente y su costo es muy elevado, por lo que debe de consultar con un Endocrinólogo Pediatra las ventajas y desventajas de su uso.

Además en algunos casos especiales de baja estatura se puede considerar un procedimiento (cirugía) complejo para alargar las extremidades. Este lo realiza habitualmente un Ortopedista y tiene una serie de complicaciones frecuentes, por lo que debe evaluar profundamente cada caso en particular.

Adaptado de la Academia Americana de Pediatría

Written by